jueves, 12 de marzo de 2015

Primeros de año del 2014 (12)

Dame tu mano
siente mi peso
donde habita el calor.
Arrímate a mí
para solo sentir
la gran pena
la desgracia
de un tremendo dolor.
¡Hulle!
¡Vete!
¡Aléjate!
No ves que muero
constántemente,
es mi deseo.
Por eso
¡Hulle!
¡Vete!
¡Aléjate!
No mires mis ojos
¡mienten!
ya no habitan en ellos
la inocencia de mi infancia.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario